Día de todos los Santos.

Esta es una de las fechas en la que los pinedienses vuelven al pueblo a seguir con la tradición de honrar y traer a nuestra memoria a todos los seres queridos que ya no están con nosotros.
En el cementerio, se limpian las tumbas, se engalanan con flores y, en la iglesia se llena de feligreses para celebrar la misa por todos los difuntos, dado el significado religioso del día; por la tarde la gente acudió al cementerio en procesión para rezar por los difuntos. La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente. François Mauriac